Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Granada
ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE GRANADA
Miercoles 8 de diciembre de 2021
Acceso Colegiados
Usuario:
Clave:

Noticias la Farmacia

Linea Negra
14/10/2021 | La dispensación de medicamentos hospitalarios en farmacias ahorraría al año casi 10 millones de desplazamientos
Carmen Torrente Villacampa
Mié, 13/10/2021 - 15:25
El 25 de marzo de 2020 seis comunidades autónomas se pusieron manos a la obra para hacer efectiva una "medida excepcional" contemplada en la Orden Ministerial 293/2020. Consistía en establecer procedimientos para administrar medicamentos de uso hospitalario fuera del centro, algo que se hizo, y se sigue haciendo, en Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, La Rioja y Navarra, con la participación de la farmacia comunitaria, a las que se ha sumado recientemente la Comunidad Valenciana. Se trata de "una de las lecciones que no debemos olvidar de esta pandemia", ha asegurado Jesús Aguilar, presidente del Consejo General de COF, en la presentación esta mañana del Estudio de valoración de las experiencias de dispensación colaborativa de medicamentos de Diagnóstico hospitalario y Dispensación hospitalaria (DHDH) durante la covid-19, elaborado por la consultora Hiris: Es "una fotografía de los primeros tres meses de la pandemia, cuando estábamos todos confinados", ha señalado Jordi de Dalmases, vicepresidente del Consejo de COF, presente en el acto, aclarando que ha habido mejoras, por ejemplo, en las plataformas tecnológicas empleadas para el seguimiento de los fármacos. "Esta dispensación colaborativa ha continuado y ha evolucionado mucho", ha añadido.

El estudio confirma que la coordinación en la dispensación de medicamentos hospitalarios en farmacias comunitarias contribuye a una mejor atención farmacéutica, una mayor sostenibilidad económica, social y ambiental, y genera un alto grado de satisfacción de los pacientes.

Impacto económico, social y ambiental
De hecho, Jesús María Fernández, director general Hiris, ha aportado datos sobre el impacto económico, social y ambiental atribuible a la dispensación hospitalaria. Así, teniendo en cuenta que unos 980.410 pacientes pacientes externos emplearon los servicios de farmacia hospitalaria en 2018, según datos de la SEFH, la dispensación ambulatoria ahorraría al año casi 10 millones de visitas (cada paciente realiza una media de 10 anuales), ahorraría a los pacientes en torno a 16 millones de horas invertidas y más de 705 millones de kilómetros recorridos en los desplazamientos, se evitaría una productividad perdida de más de 447 millones de euros y una huella de carbono de 196.790 toneladas de CO² emitidas a la atmósfera.

Entre los problemas no resueltos, figura la falta de remuneración al distribuidor y al farmacéutico comunitario, y una evaluación de estas experiencias a nivel autonómico

Jesús María Fernández ha subrayado que todos estos beneficios se sumarían a los ahorros que la dispensación ambulatoria supondría para los pacientes, como ya puso en evidencia el estudio publicado el año pasado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) sobre gasto farmacéutico hospitalario.

Impacto social, económico y ambiental de la dispensación de DHDH en hospitales. /Consejo de COF-Hiris.
Impacto social, económico y ambiental de la dispensación de DHDH en hospitales. /Consejo de COF-Hiris.
Ha destacado también la necesidad de hacer una revisión de la reserva singular de estos medicamentos de acuerdo a las características del mismo y al tiempo que lleva en el mercado: "Pensamos que hace falta revisar estas condiciones asistenciales y terapéuticas para establecer la reserva singular de estos medicamentos. Muchos son recalificados por la Aemps como de diagnóstico hospitalario y, por tanto, se pueden dispensar a través de la oficina de farmacia; sin embargo, para el caso de la financiación publica, estos medicamentos se mantienen sin cupón farmacéutico, lo que obliga a una dispensación hospitalaria". Añade que se puede mantener la compra pública de estos medicamentos y cambiar la manera en que se hace la dispensación, "teniendo en cuenta los costes de administración en los servicios de farmacia hospitalaria y lo que podría ser una retribución justa de la farmacia comunitaria".

El documento evalúa las experiencias de dispensación colaborativas impulsadas durante la pandemia en las seis comunidades autónomas y recoge la opinión al respecto de farmacéuticos comunitarios, hospitalarios, gestores y pacientes.

Semejanzas y diferencias entre autonomías
En todos los casos se contó con el consentimiento informado del paciente para recibir el medicamento a través de su farmacia comunitaria; en muchos casos, no en todos (por ejemplo, en Cataluña era el hospital), la farmacia comunitaria la elegía el paciente; la elección de a qué pacientes se les ofertaba la posibilidad de dispensación en la farmacia provenía del servicio de farmacia hospitalaria, y en todos los casos había una trazabilidad del medicamento desde su salida del servicio de farmacia hospitalaria hasta su entrega al paciente, "aunque no siempre se hacía de manera digital".

El director general Hiris ha recalcado que "no siempre estaba garantizada la posibilidad del consejo farmacéutico en la farmacia comunitaria, ya que en algunos casos el farmacéutico no tenía acceso a la medicación que estaba entregando. Esto es algo que se está corrigiendo en la actualidad".

Entre los problemas no resueltos, figura la falta de remuneración al distribuidor y al farmacéutico comunitario, ya que "en todos los casos se hizo de manera gratuita, altruista". Y tampoco se previó hacer una evaluación de estas experiencias a nivel autonómico, "algo que sería conveniente hacer". Y ha señalado que "el farmacéutico comunitario puede hacer una labor importantísima de refuerzo, de resolución de dudas y de refuerzo de adherencia terapéutica a estos medicamentos".

El estudio incluye una tabla comparativa entre las seis autonomías, donde sólo tres (Andalucía, Aragón y Cantabria) aparecen con protocolos sobre gestión de incidencias. Eso no significa que en las tres autonomías restantes no se hiciera sino que no estaba recogido en el protocolo provincial acordado entre el COF y la Consejería de Sanidad. Sin embargo, De Dalmases aclara que se refiere a los tres meses iniciales de la pandemia. A este respecto, Ernesto Cervilla, presidente del COF de Cádiz, pone ejemplos de incidencias detectadas en la farmacia, relativas a errores de medicación, como enviar un menor número de viales: "Esto, para un paciente que se tiene que poner en contacto con el hospital, es una complicación, y la farmacia facilita mucho las incidencias". Jesús María Fernández ha añadido que las incidencias durante esos tres meses iniciales fueron excepcionales: "Lo más habitual fue retrasos en la medicación y, en estos casos, la resolución fue rápida y satisfactoria".

Ana Herranz, vocal nacional de Farmacia Hospitalaria, ha explicado el proceder desde los servicios de farmacia hospitalaria y ha recordado que se realizaron más de 120.000 dispensaciones durante el confinamiento, de las cuales el 87% fueron al domicilio del paciente y el 13% se hicieron a través de la dispensación colaborativa con las farmacias, que "es una experiencia de éxito". También se utilizaron asociaciones de pacientes, como en el caso de enfermos de hemofilia y VIH, y a través de centros de Atención Primaria, con implicación de farmacéuticos de AP.

Aparte de esas seis comunidades autónomas, la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana consolida la dispensación de fármacos fuera del centro hospitalario con unas instrucciones que desarrollan el Plan Asistencial de Atención Farmacéutica Telemática (PAt), el paraguas que da cobertura a estos servicios. Con ello pretenden mejorar la calidad de vida de cerca de 80.000 personas con enfermedades crónicas, degenerativas o raras que hasta ahora tenían que desplazarse a las Unidades de Atención Farmacéutica a Pacientes Externos (UFPE) de los Servicios de Farmacia Hospitalaria (SFH) para someterse a controles farmacoterapéuticos, y para retirar la medicación que toman.

Las CCAA podrán establecer medidas para administrar medicamentos de uso hospitalario fuera del centro
Coronavirus: farmacias de Cantabria y Cataluña ya dispensan medicamentos hospitalarios para evitar desplazamientos
Más de 1.400 enfermos crónicos de la Comunidad Valenciana recogen sus tratamientos hospitalarios en la farmacia
Valencia continuará con la entrega de medicamentos a domicilio tras la pandemia
Hacia una segmentación de pacientes
Por su parte, Carina Escobar, presidenta de la Plataforma Española de Pacientes, ha puesto especial énfasis a la adherencia al tratamiento y a la necesidad de la continuidad asistencial, que ha ido decayendo a causa de la pandemia. De hecho, según datos de junio, un 34% de los pacientes se olvidaba de tomarse la medicación y un 24,8% decidió no tomársela. "Tenemos que buscar fórmulas que sean equitativas". Y ha indicado que, al comienzo de la pandemia, desde el Ministerio de Sanidad les dirigieron a las comunidades autónomas, "y cada una hizo lo que consideró oportuno, con diferencias incluso entre hospitales. Esta diversidad de atención influye también en los pacientes. Es un reto garantizar esta continuidad de cuidados y que se pueda segmentar qué tipo de pacientes sería adecuado que acudiera a la farmacia comunitaria".

"Es un reto garantizar esta continuidad de cuidados y que se pueda segmentar qué tipo de pacientes sería adecuado que acudiera a la farmacia comunitaria" (Carina Escobar)

Escobar también ha matizado que los pacientes atraviesan por distintas fases una vez que te diagnostican e inician un tratamiento: "En el ámbito farmacéutico hay un camino importante que hacer en cuestión de corresponsabilidad y seguridad de los pacientes. Tenemos que conocer mejor los tratamientos que tenemos para ser más autosuficientes".

De hecho, el Consejo General de COF propuso un perfil de pacientes para esta dispensación colaborativa al comienzo de la pandemia, tal como muestra el estudio:

-Pacientes con un elevado riesgo clínico de infección por SARS-CoV-2 y que pudieran tener comprometido su sistema inmunitario.

-Pacientes vulnerables con comorbilidades.

-Pacientes con sospecha o positivos de infección por SARS-CoV-2.

-Pacientes en cuarentena domiciliaria.

-Pacientes con tratamiento basado en imunosupresores selectivos.

-Pacientes con tratamiento de esclerosis múltiple.

-Pacientes con tratamiento para todas las patologías inflamatorias inmunomediadas.

-Pacientes con patología crónica grave pulmonar.

-Pacientes con tratamiento crónico estable sin cambios en la prescripción ni en la posología habitual.

El estudio realizó 50 entrevistas a pacientes en 8 provincias de 5 autonomías de España (Andalucía, Aragón, Cantabria, La Rioja y Navarra) entre el 24 de julio y el 7 de agosto. Señala que un 62% de los pacientes que participaron en este circuito de dispensación colaborativa eran menores de 65 años: "Son, por tanto, personas en edad de trabajar" señala Jesús María Fernández. Un 72% llevaba más de dos años recogiendo medicación en hospital y un 12% más de 10 años. El 60% acude al menos una vez al mes, y recorre una distancia media de 42 kilómetros desde su domicilio hasta el servicio de farmacia hospitalaria donde recoge la medicación.

El grado de satisfacción fue de 9,84 sobre 10, "sobre todo por el amplio horario de recogida, el trato recibido, rapidez en la recogida y la calidad. El 4% manifiesta algunas insuficiencias en el circuito; en muchos casos echaba de menos poder mantener algún tipo de contacto con su farmacéutico hospitalario".

Qué opinan los farmacéuticos comunitarios y hospitalarios
El estudio recoge también la opinión de farmacéuticos comunitarios y hospitalarios. Si bien en general aplauden esta dispensación colaborativa, señalan puntos a mejorar.

Así, los farmacéuticos comunitarios lamentan que en algunos casos no conocían la identidad de los medicamentos de diagnóstico hospitalario (DHDH) porque no lo ponía ni en la bolsa ni en el albarán de entrega. Y señalan que en todo momento se preservó la debida atención confidencial, y que, en cualquier caso, la Ley de Protección de Datos, la regulación farmacéutica y el propio código deontológico que les vincula garantiza plenamente la confidencialidad y privacidad de la información.

Por su arte, los farmacéuticos de hospital han reconocido la necesidad de reestructurar tareas dentro del servicio de farmacia hospitalaria, ya que tuvieron una carga adicional con la logística (preparación de paquetes y su envío), además de tiempo invertido en llamadas. Y ven más factible contar con la farmacia comunitaria que con el farmacéutico de AP, ya que "el sistema de AP no está preparado para esa función; en muchos sitios no existen esos profesionales ni la infraestructura necesaria", además de npo resolver en muchos casos el problema de la distancia, sobre todo en zonas rurales.

Tampoco aprueban muchos las entregas por parte de empresas de mensajería, cuya efectividad sólo llegaría al 30-40% según algunos estudios.

En cuanto a los sistemas informáticos empleados por las autonomías para realizar esta dispensación colaborativa, algunas no contaban con esto sistemas de apoyo, como Andalucía y Cataluña, donde la gestión se realizó a través de una plataforma del COF.
Aviso Legal | Política Privacidad | Política Medioambiental | Coyright © 2016 Colegio Farmacéuticos de Granada - Todos los derechos reservados