Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Granada
ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE FARMACÉUTICOS DE GRANADA
Viernes 27 de enero de 2023
Acceso Colegiados
Usuario:
Clave:

Noticias la Farmacia

Linea Negra
21/01/2023 | Por qué es crucial optimizar el uso de los antibióticos
Manuel F. Bustelo. Madrid
Sáb, 21/01/2023 - 08:00
Compartir en
¿Por qué es crucial optimizar el uso de los antibióticos? ¿Hasta qué punto son mejorables las prescripciones que actualmente se realizan de estos fármacos? ¿Cómo pueden impulsarse en España los programas de optimización del uso de antibióticos (PROA)? ¿Constituyen las resistencias antimicrobianas una amenaza de salud pública de cara al futuro? Estas y otras cuestiones han formado parte del diálogo generado durante la mesa de debate Los PROA como herramienta de mejora asistencial, enmarcada en la III Jornada Sedisa-SEFH, celebrada en la sede de la Fundación ONCE en Madrid.

Organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) y la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), con la colaboración de Biogen, Lundbeck, Fundación ONCE e Ilunion, en este encuentro profesional se han analizado diversas cuestiones de actualidad ligadas a los avances en gestión sanitaria y farmacéutica bajo el lema Juntos en la gestión del cambio. Entre esas cuestiones, como ya ha recogido este periódico, figuran la desprescripción de medicamentos y la potenciación de los denominados hospitales sin paredes.

La mesa de debate sobre la labor de los PROA ha estado moderada por Ismael Escobar, jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Infanta Leonor y delegado autonómico de la SEFH en la Comunidad de Madrid. En ella han participado Julio García Rodríguez, jefe del Servicio de Microbiología y Parasitología del Hospital Universitario La Paz (Madrid); Pilar Tejedor, farmacéutica especialista del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Infanta Leonor (Madrid), y Juan Antonio Marqués, subdirector general de Calidad Asistencial, Seguridad y Evaluación del Servicio Murciano de Salud.

¿Hay otra "alternativa"?
García Rodríguez, durante su intervención, ha afirmado que la lucha contra las resistencias antimicrobianas no es una "alternativa", sino algo que debe convertirse en una prioridad de primer orden, ya que los datos reales sobre las previsiones para los próximos años "no son nada halagüeños" y presagian un notable incremento de la mortalidad por patologías infecciosas, algo que tendrá a su vez un importante impacto económico. A esto suma que la prescripción de antibióticos, más allá del ámbito puramente clínico, tiene un componente "ético", ya que es un fármaco con un impacto ambiental que el profesional debe conocer bien y tener en cuenta al recetarlo.

También ha ahondado en la importante labor que realizan los equipos profesionales integrados en los PROA y en cuán necesario es que dichos profesionales "comuniquen" bien por qué urge abordar este problema. Y no solo eso: ha asegurado que los programas de optimización del uso de antibióticos deben contar con más apoyo institucional y estar integrados dentro de los objetivos de gestión sanitaria de los centros y de las políticas sobre medicamentos.

Tejedor, por su parte, también ha defendido ese mayor respaldo institucional para los PROA, abandonando la idea de que estos programas "funcionan desde el voluntarismo"; considerándolos "estratégicos" y de suma prioridad, y teniendo en cuenta que precisan de personal y de tiempo.

En cuanto a la optimización del uso de antibióticos, la farmacéutica especialista ha dado la cifra de que en torno al 30%-50% de las prescripciones de estos fármacos son mejorables y ha subrayado que una buena prescripción no se basa solo en elegir el agente microbiano adecuado, sino también en "recibir la dosis adecuada, durante el tiempo adecuado y minimizando la posibilidad de efectos adversos".

Importante "impacto ecológico"
Se ha referido también durante su intervención al notable "impacto ecológico" que tienen los antibióticos, que los hace diferentes de otros fármacos, y a que dicho impacto está estrechamente ligado al aumento de las resistencias y al aumento de las complicaciones en el manejo terapéutico de las enfermedades infecciosas. Además, ha abogado por luchar contra esta situación atendiendo al concepto One Health (una sola salud: humana-animal-medio ambiente) y extrapolando ese enfoque holístico a todos los niveles asistenciales para que exista un abordaje conjunto a través del trabajo cooperativo.

A esta defensa de llevar la optimización del uso de antibióticos a todos los niveles, incluido el sociosanitario, se ha sumado Marqués, quien considera que estos medicamentos son "unas de nuestras principales armas terapéuticas" y que las resistencias antimicrobianas constituyen "un verdadero problema de salud pública". De hecho, ha señalado que las lecciones aprendidas durante la pandemia de la covid-19 sobre lo importante que es estar preparados frente a posibles amenazas sanitarias deben servir de ejemplo para prevenir posibles situaciones indeseadas en el futuro vinculadas al crecimiento de las resistencias antimicrobianas y a la mortalidad que esto puede producir.

Junto a esto, también ha secundado que los PROA deben tenerse muy en cuenta a la hora de diseñar políticas e iniciativas de calidad, y que dichos programas deben institucionalizarse "al más alto nivel". A esto suma que, unido a las labores que realizan las distintas consejerías autonómicas de Sanidad, el liderazgo por parte del Ministerio de Sanidad en este ámbito es algo positivo y que permite reforzar el trabajo en la lucha contra las resistencias antimicrobianas.

Mapa de competencias del jefe de Servicio de Farmacia?
La III Jornada Sedisa-SEFH también ha contado con una mesa de debate, moderada por Dulce Ramírez Puerta, directora de Continuidad Asistencial del Hospital Universitario Infanta Leonor (Madrid), en la que se ha analizado el mapa de competencias del jefe de Servicio de Farmacia. En ella han participado Santos Enrech, jefe de la Sección de Oncología Médica del Hospital Universitario de Getafe (Madrid); Olatz Ibarra, jefa del Servicio de Farmacia del Hospital de Galdakao (Bilbao) y Rafael López Iglesias, miembro de la Junta Directiva de Sedisa.

Enrech, que ha sido el primero en intervenir, ha resaltado que un jefe de Servicio de Farmacia debe tener un perfil "gestor", mucho más que el del responsable de otras áreas del hospital, ya que trabaja y se relaciona continuamente con numerosos agentes: otros profesionales del centro, industria, atención primaria, pacientes... A dicha labor gestora, añade todo el trabajo vinculado al gobierno de los medicamentos y a la Ley de Contratos del Sector Público.

Para Ibarra, el liderazgo que debe aportar el jefe de servicio debe orientarse tanto a la gestión de las personas como del talento, haciendo que el equipo "brille" y aporte todo cuanto pueda en la cadena del cuidado sanitario que recibe el paciente. Para ello, ha apuntado que es vital que transmita "pasión" por la labor que se está realizando y muestre dónde se puede aportar "valor añadido", optimizando el trabajo en pro de la consecución de resultados en salud.

La desprescripción de medicamentos precisa de una revisión "activa" y siempre "acompañada" por el paciente
Así está contribuyendo el PRAN a racionalizar el uso de antibióticos en España
Un compuesto natural de los árboles, al rescate de las resistencias a antibióticos
Los antibióticos no nos salvarán frente a las superbacterias... lo harán los virus
También considera fundamental que albergue un amplio conocimiento de los fármacos; y que tenga capacidad para el trabajo interprofesional e integrado en equipos multidisciplinares, orientado a consensuar protocolos y actuaciones. Esto, a su juicio, también pasa por tener capacidad para generar alianzas, potenciar la voz del Servicio de Farmacia y hacer que el farmacéutico de hospital llegue allá donde se considere que puede aportar.

Por su parte, López Iglesias ha remarcado el "importante peso" que tienen los servicios de Farmacia en el ámbito asistencial, investigador y de gestión económica; y ha afirmado que el jefe de dicho servicio debe contar con competencias tanto "técnicas" (conocimientos) como "transversales" (habilidades). Además, ha secundado que debe ser un "líder" que cuente con "capacidad de comunicación" -ya que interactúa con los distinto agentes sanitarios- y que abogue por el desarrollo profesional continuo.
Aviso Legal | Política Privacidad | Política Medioambiental | Coyright © 2016 Colegio Farmacéuticos de Granada - Todos los derechos reservados